Magnetismo

Campo magnético


Imanes

Un imán es una sustancia capaz de ejercer una atracción sobre el hierro y sobre algunas otras sustancias, a las que denominamos sustancias férricas. Para ello, el imán no necesita estar en contacto con la sustancia. La fuerza que ejerce el imán varía con la distancia, a las largas distancias disminuye la fuerza mientras que en distancias cortas aumenta. Los imanes pueden ser:
· external image 0clip_image001.gifNaturales
· Artificiales
· Permanentes: mantienen sus propiedades magnéticas a lo largo del tiempo
· Temporales: actúan como imanes tan sólo en determinadas circunstancias.

La atracción que ejerce un imán no es uniforme. Hay zonas que atraen con mayor intensidad que otras, son los llamados polos del imán. Un imán irregular puede tener más de dos polos, sin embargo, los imanes rectos tan sólo pueden tener dos, incluso si dividimos un imán recto en pedazos más pequeños cada pedazo sigue teniendo dos polos. No se pueden separar dos polos de un imán.

Acción entre imanes

Al aproximar dos imanes entre sí, los polos se atraen o se repelen, siendo la atracción o repulsión máxima si orientamos los polos de los imanes uno frente al otro para distinguir un polo del otro se les denomina polo norte y polo sur. Al encarar dos imanes por sus polos se observa que; si los polos son iguales, los imanes se repelen y si son distintos se atraen. Un imán crea a su alrededor un campo de fuerzas al que denominamos campo magnético y que representamos por medio de la inducción magnética B.elec_iman.jpg

El vector B caracteriza el campo magnético, es tangente en todos los puntos del campo a las correspondientes líneas de fuerza. (Como todo campo de fuerzas, el campo magnético se puede representar gráficamente mediante líneas de fuerza).